¿Para qué sirve el lubricante?

El lubricante es una sustancia empleada para mantener relaciones sexuales con la pareja, ya sean de tipo vaginal o bien de tipo anal. Son muchas las personas que siempre han tenido la falsa creencia de que los lubricantes son empleados únicamente para poder realizar sexo anal, pero nada más lejos de la realidad.

Los lubricantes femeninos son realmente aconsejables cuando existen problemas para que se produzca una lubricación natural en la vagina, además de ser imprescindibles para utilizar en los juguetes sexuales. Y es que al ayudar a que las relaciones sexuales sean mucho más agradables, cómodas, placenteras y evitar que se produzcan dolores, se incrementa el placer en la cama para ambos miembros de la pareja.

Los distintos tipos de lubricantes femeninos, ya sea en forma de líquido, gel e incluso supositorio suelen estar elaborados con una base acuosa y deben ser aplicados  dentro de la vagina, el clítoris y/o la vulva, o bien en el ano, dependiendo de donde se vaya a realizar la penetración, de este modo tus relaciones sexuales resultarán mucho más placenteras.

lubricante

Utilización de los lubricantes en las relaciones sexuales

Con la aplicación de los lubricantes femeninos en las zonas erógenas durante las relaciones sexuales lograrás que se consiga una estimulación mucho más fuerte e intensa. Son especialmente aconsejables para todas aquellas mujeres que padecen vaginismo, y como consecuencia de la contracción de la vagina totalmente involuntaria que produce este problema, dificulta que pueda llevarse de manera satisfactoria la penetración.

Existen algunos lubricantes que se enfrían o calientan dependiendo de la fricción, geles realmente peculiares que conseguirán ponerle un toque de diversión al sexo. Aunque hay que señalar que hay mujeres a las que no les gusta la sensación que producen durante la penetración.

Gracias a la utilización de los lubricantes se logra una lubricación extra, de manera que se evita que se produzca cualquier tipo de dolor o molestia durante la penetración, ya sea mediante un juguete sexual o bien con el pene. A la hora de aplicar cualquier tipo de lubricante hay que tener en cuenta una serie de consideraciones sobre su utilización:

  • Se aconseja utilizar siempre lubricantes que sean de base acuosa, eliminando la posibilidad de utilizar aquellos que sean de base oleica, ya que estos últimos alteran negativamente la eficacia del preservativo y resultan agresivos para la piel.
  • Haz uso de la cantidad correcta, para lo cual se aconseja leer detenidamente las instrucciones del fabricante.
  • Antes de su aplicación en los genitales, comprueba la fecha de caducidad del producto.
  • Adquiere los lubricantes femeninos siempre en establecimientos de confianza y especializados como farmacias o sex-shops.

Su utilización correcta permite que las mujeres, o bien los hombres, consigan disfrutar mucho más del sexo. Los lubricantes pueden dar mucho juego y aumentar muchísimo el placer durante las relaciones sexuales, pero resulta clave que se mantenga en perfecto estado para lograr que cumplan su misión. Para ello es indispensable que se conserven en un lugar seco, fresco y seguro. Resulta conveniente que antes de su utilización revises cual es su composición para evitar que se produzcan alergias o irritaciones en la piel.  Los lubricantes son una fuente de placer que no debes dejar de utilizar. ¡Qué empiece la diversión!

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies